martes, 23 de noviembre de 2010

La unidad de los principales dirigentes del Kirchnerismo de Córdoba, es la única manera de alejarse de la posibilidad de tener que realizar alianzas que el kirchnerismo no dirija y no quiera

La unidad de los principales dirigentes del Kirchnerismo de Córdoba, es la única manera de alejarse de la posibilidad de tener que realizar alianzas que el Kirchnerismo no dirija y no quiera. Quienes se niegan a realizar intentos de unidad serios y públicos, son los verdaderos alentadores de la hasta ahora preocupante posibilidad de alianza con De la Sota. Quienes hoy desde el Kirchnerismo atentan contra la unidad, responden abiertamente a la estrategia de De la Sota, de pretender aparecer como la única opción viable del Peronismo de Cba. y terminan apareciendo ante la gente y la militancia, como aspirantes a un ascenso o a alguna continuidad salarial o política.
Han habido cambios trascendentes en la realidad política de Córdoba.
La muerte de Néstor ha hecho aflorar una realidad subyacente de apoyo al Proyecto Nacional y Popular que ya se venía gestando en el subsuelo del país entero, escondida por los medios de prensa concentrados.
Hoy nos encontramos con que de golpe, la realidad se presenta de una manera distinta a la que generó la corriente de "aliadófilos" que venían operando a favor de alianzas desventajosas con el neoliberalismo cordobés, y estos deben replantearse su visión de la nueva situación política de la provincia y darse cuenta de que es posible darle estructura a este afloramiento contundente en Córdoba del apoyo al gobierno de Cristina.
Los dirigentes que hemos votado, deben acceder a escuchar el reclamo de quienes así lo hicimos, justamente porque representaban una opción contraria al proyecto de la restauración conservadora.
Deben darse cuenta de que la nueva dirigencia que expresó con su militancia y su activismo, la defensa del Proyecto Nacional en Córdoba debe participar activamente en la construcción de la estructura representativa de la potencialidad del Proyecto Nacional en la provincia .
No puede demorarse la creación de una mesa provincial de conducción de nuestro espacio, integrada no solo por quienes quieren ser candidatos, sino por quienes vienen encabezando la resistencia al neoliberalismo de una manera clara y concordante con las politicas de cambios profundos impulsadas desde la Nación.
No solo nos hace daño la división, sino que una estructura que muestre unidos a todos, daría mucha fuerza y seguridad al conjunto del pueblo que nos acompaña.

Debemos exigir la integración en una mesa colegiada, de Accastello, Nebreda, Cantero, Viqueira, Giacomino, de dirigentes reputados del Kirchnerismo del interior, dirigentes gremiales, de los partidos y organizaciones sociales y políticas, en una sola voz y en una sola dirección, que deje de lado las candidaturas hasta que llegue el momento de medir con encuestas las mejores propuestas que nos ayuden a definir los candidatos principales ya sea en internas o en acuerdos verdaderamente participativos, para aspirar a llevar al gobierno de la provincia y de los municipios y comunas, a nuestra propuesta política de cambio, que hoy se manifiesta en Córdoba como una posibilidad cierta de ganar.
Entonces, y solo entonces, deberemos hacer las alianzas que convengan para consolidar la posibilidad de triunfo.

Humberto E. Vera
Peronismo Cordobés en el Proyecto Nacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios: