martes, 1 de diciembre de 2015

Aporte al debate actual:

Cumpas, me parece que ya debemos cortarla con lo que hicimos mal.
Nosotros hicimos casi todo bien y justamente por eso vivimos una guerra que no podíamos ganar. La única forma de ganar esa guerra era entregando el territorio tratando de que nadie se diera cuenta "quemar heroicamente los pacos”, como decían de Aztiz cuando se rindió en Georgias sin disparar ni un tiro.
No había manera de ganarla,  porque nos pegaban cuando hacíamos, y cuando no hacíamos; cuando decíamos "h" o cuando decíamos "b".
Solo nos ganaron porque tienen acumulado desde hace 500 o más años, más poder de fuego que el que nosotros pudimos juntar en estos pocos 12 años.
Buscar nuestros errores está bien un rato. Pero quieren que empecemos a buscar traidores y resentimientos.
La próxima etapa de su manual es profundizar las divisiones entre nosotros, y allí creo que debemos aplicar lo aprendido.
Esta etapa va a ser compleja porque van a intentar meter su plan de ajuste a rajatabla, de golpe y ahora. Para gradualistas estábamos nosotros. Ahora se les dió, están ellos y no la dejarán pasar.
O alguien de nosotros cree que ellos trataran de preservar a Macri?
No. Para ellos Macri es un gerente, que se reemplaza o se despide cuando ya no rinde. Aquí no hay ética política, no hay moral, solo intereses.
Y ahora vendrá en poco tiempo, una lógica reacción de quienes se vean afectados por el ajuste, pero que además de perjudicados, se sentirán traicionados,  lo que sumará indignación a los reclamos.
Nuestra tarea más urgente creo que será intentar que las cosas no desmadren, que los reclamos sean institucionales y pacíficos, que no lleven a la sociedad a estadios violentos que seguramente ellos y sus servicios provocarán, y de los que  indudablemente nos culparán con toda su potencia mediática.
Los gremios,  por mas intentos de pactos sociales que se hagan, terminaran respondiendo a sus bases, ya sea por convicción o para cuidar sillones.
Nosotros debemos organizarnos de la mejor manera posible y no impacientarnos.
A pesar de las carencias dirigenciales locales, donde las haya, hay una cosa que ha quedado clara: nosotros sabemos con total y absoluta certeza, quién es nuestra conducción nacional y debemos esperar sus manifestaciones tratando de no dejarnos confundir por falsos profetas.
Cristina no va a dejar sus principios adentro de la casa Rosada
Abrazos,
Negro Vera.

1 comentario:

  1. En líneas generales, estoy de acuerdo. Pero a mí, como cordobés y como peronista, me duele que José Manuel de la Sota utilice los símbolos partidarios y se diga "peronista".

    ResponderEliminar

Comentarios: