jueves, 8 de enero de 2015

De la valoración que Mestre haga de sí mismo, dependen todas las posibles alianzas cordobesas.

El intendente Ramón Mestre regresará mañana de sus vacaciones y reaparecerá luego de los sobreseimientos de las causas por distintas causas en diciembre último. El retorno del titular del Palacio 6 de Julio se da en medio de la incertidumbre por acuerdos con el PRO y el juecismo.


Gran parte de la atención política local estará puesta en lo que será mañana el regreso del intendente Ramón Mestre a la actividad oficial. Luego de las vacaciones por Brasil, y tras decisiones que no cayeron bien en los usuarios como el aumento del boleto del transporte urbano, el retorno del titular del Palacio 6 de Julio se dará en medio de un clima tenso en lo que refiere a la comuna, y de expectativa en cuanto a lo político.
No son pocos los dirigentes propios y del arco opositor provincial, los que esperan su decisión en torno a un posible acuerdo con el juecismo y el PRO en las próximas elecciones a gobernador, empezando por un Mauricio Macri que vitupera contra la lentitud de la UCR en definir la alianza. Claro, el PRO funciona de manera ejecutiva, como una empresa privada donde las decisiones las toman pocos entre cuatro paredes, y la UCR es un partido centenario con una larga tradición democrática que debe consultar a sus cuerpos orgánicos antes de cualquier determinación. Y esta no es una diferencia menor.
Pero la novedad es que tanto Mestre como su viceintendente, Marcelo Cossar, y algunos exfuncionarios municipales, fueron sobreseídos en diciembre pasado en dos causas que generaban más de un dolor de cabeza en los pasillos de la Municipalidad: la primera, por defraudación a la administración pública a raíz de la denuncia publicada por LA MAÑANA de CÓRDOBA en marzo último y en el que figuraban como imputados; y la segunda, fue la archivada y es la que correspondía a la querella por dádivas. Ambas, con el transporte urbano como protagonista principal y con el juecismo como querellante.
El desafío que el propio Mestre presentó como “revolucionario” en marzo pasado, en realidad y con una buena parte del recorrido trazado, se ha transformado en un verdadero problema. Porque el retorno a manos privadas del transporte público terminó siendo el eje de las causas que generaron conflictos puertas adentro y dieron motivo a las críticas, más allá de las veredas del Paseo Sobremonte. Sin embargo, y a pesar de las pruebas en sendas causas, la Justicia -Federal y Provincial- decidieron de manera intempestiva y archivar las causas con el correspondiente sobreseimiento y archivo.
En la primera, el juez federal Ricardo Bustos Fierro, resolvió que “no había perjuicio hacia el Estado” en la causa que tuvo como principal motor el supuesto desvío de fondos de subsidios nacionales que habían sido destinados en su momento a los trolebuses de Tamse y que, por el accionar de algunos funcionarios, habrían caído en manos de la privada Ersa.
En esta causa fueron sobreseídos, además de Mestre, Juan Pablo Díaz Cardeilhac y Alejandro Fe-
rreyra, ex y actual secretario de Transporte Municipal, respectivamente.
Sin embargo, este fallo que se dio una semana antes de Navidad, no fue la única alegría que le dispensó el poder judicial a los miembros del Ejecutivo municipal. Porque el pasado 30 de diciembre, en el último día hábil del 2014, la Justicia Provincial en este caso archivó la causa por dádivas que apuntaba a Mestre y Cossar. Cabe recordar que la misma se inició en abril del año pasado cuando el viceintendente en el programa televisivo ADN reconoció la invitación con pasajes aéreos incluidos para él, su esposa, Mestre con la suya, y el exsecretario municipal, Juan Pablo Ostanelli, también con su señora. En aquel momento, las tres parejas habían viajado a Corrientes invitados por Ersa para participar de la fiesta aniversario de la empresa que hoy cuenta con varios corredores en el transporte público municipal.

El frente electoral 
Con este sector del radicalismo buscando rápidamente dar vuelta esta página, la agenda pasará por saber cuál será la decisión de Mestre respecto de un acuerdo con el PRO y el juecismo. Hoy, desde las tres fuerzas, sostienen que el intendente es la resistencia más fuerte que tiene la eventual alianza. Es más, son varios los que sostienen que una negativa dejaría en evidencia un pacto con el delasotismo, que tiene como finalidad que Mestre repita por cuatro años más al frente del municipio.
Por otro lado, desde el entorno del intendente, están aquellos que apuestan por los resultados de algunas medidas -como el por ahora fallido Sólo Bus y del criticado beneficio del 10% tras el boletazo- para ver encuestas en mano en qué condiciones llega Mestre a febrero para poder negociar dentro de la mesa tripartita y desconocer los cantos de sirena del delasotismo.
Por ello, el eventual salto de Mestre en busca de El Panal no es algo que mantenga en alerta sólo a los referentes de Juez y Mauricio Macri en Córdoba. Sino también puertas adentro del mestrismo, donde hay tres dirigentes con aspiraciones a la conducción municipal: Cossar, Javier Bee Sellares y Diego Mestre. Sin olvidar que una interna del centenario partido a la intendencia incluiría también a Rodrigo De Loredo y Dante Rossi.
De esta manera, el inicio del 2015 para la porción del radicalismo que ejerce el poder municipal, tiene varios frentes, con plazos que se acortan en distintos sentidos.

Esto es de la Mañana de Córdoba de 08-01-2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios: